4 edificios del modernismo valenciano que no te puedes perder

El modernismo valenciano es una de las corrientes artísticas que más características de la ciudad de Valencia y podemos encontrar auténticas joyas en el centro histórico o en el barrio de l’Eixample.

 

El modernismo

Es el término con el que se designa a la corriente de renovación artística de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Esta corriente recibió diferentes denominaciones en función del país en el que se desarrolló: desde el art nouveau en Bélgica o Francia al Sezession en Austria. Aunque tuvieran nombres distintos, todas estas denominaciones hacían referencia la renovación artística, a crear un nuevo arte, joven libre y moderno. Este estilo se inspiró mucho en la naturaleza. Además, la artesanía cobra mucho protagonismo. Al mismo tiempo, el rol del arquitecto cambia: pasa de diseñar el edificio a diseñar una obra pensando hasta el último detalle – las vidrieras, los muebles, etc.

 

El modernismo valenciano

Cuando pensamos en modernismo, una de las ciudades que primero se nos viene a la cabeza es Barcelona, con las impactantes obras de Gaudí. Sin embargo, el modernismo es uno de los estilos arquitectónicos que más caracterizan la ciudad de Valencia.

En Valencia, el modernismo adquiere unas características propias debido a su contexto. Por ejemplo, entre los distintivos del modernismo valenciano, destacamos la utilización del pavimento de Noia. Este, lo vemos tanto con forma de mosaico como con forma de baldosas hidráulicas con motivos geométricos o vegetales. Otra de las características de este movimiento es la utilización de motivos decorativos inspirados en la naturaleza. Así mismo, es importante recalcar que el modernismo valenciano surge gracias a la producción y exportación de la naranja, que permite el nacimiento de una burguesía en Valencia. Por eso, encontramos muchas referencias a la naranja en la decoración del modernismo valenciano en edificios como el Mercado de Colón o la Estación del Norte.

la_valencia_modernista_estación_del_norte-conociendo_valencia

Algunos de los edificios que no te puedes perder de este movimiento tan característico de Valencia son:

 

La Estación del Norte

Este imponente edificio modernista se encuentra el corazón de la ciudad, al lado de la Plaza de Toros y muy cerca de la Plaza del Ayuntamiento. Aunque muchos podrían pensar que este edificio inicialmente estaba en el norte de la ciudad, lo cierto es que nunca fue así. La Estación del Norte debe su nombre a la compañía que la construyó: Caminos de Hierro del Norte. Se trata de una obra del modernismo de influencia austriaca. El edificio, acabado en 1917, es uno de los trabajos más importantes arquitecto Demetrio Ribes. ¡Uno de los imprescindibles si visitas Valencia!

 

El Mercado de Colón

El edificio, es una obra del arquitecto valenciano que más siguió los pasos de Gaudí, Francisco Mora Berenguer. Se inauguró en 1916 el día de Nochebuena. Una curiosidad del conocido Mercado de Colón es que inicialmente no estaba previsto en el plano del ensanche. Sin embargo, debido a la insistencia de la burguesía – que se estaba estableciendo allí, acabaron dotando al barrio de un mercado. Actualmente es uno de los símbolos del modernismo valenciano de inspiración catalana.

 

La casa Ferrer

Este inmueble del barrio de l’Eixample, es el mejor ejemplo de modernismo de influencia austriaca – Sezession – que poseemos en Valencia. La casa Ferrer es un edificio diseñado por el arquitecto valenciano Vicente Ferrer y es una de las obras, más tempranas del modernismo valenciano pues data de 1908.  Además, es un proyecto de gran refinamiento que todavía mantiene en su zaguán todos los elementos originales: vidrieras, rejas, cancela, escalera y apliques.

 

El Mercado Central

Este mercado se sitúa en la plaza Ciudad de Brujas, en el centro de la ciudad, enfrente de la Lonja de la Seda. El Mercado Central es otro de los edificios más importantes del modernismo valenciano. Realizado por dos arquitectos catalanes que supieron reflejar la idea de amplitud y economía de materiales requerida por el Ayuntamiento.

 

Todas estas obras y algunas más, se pueden visitar en la ruta de La Valencia modernista: un viaje al esplendor de la Valencia de principios del siglo XX.

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Entradas relacionadas: